En la actualidad, la opinión referente a los temas que ofrece el postmodernismo está dividida. La gente no adopta el mismo criterio acerca de lo que debieran aprender los jóvenes, sea una visión de la excelencia humana o visión de la mejor vida que sea posible; ni está claro los principios en algunas congragaciones  que deberían dirigirse principalmente al intelecto o al carácter moral, si los estudios que debieran seguirse son los que son útiles para la vida, los que buscan la excelencia, o los que hacen avanzar las fronteras del conocimiento.  Se puede identificar que existe una definida conexión entre las posiciones sociales y las practicas cristianas. La mayor necesidad de las iglesias es que la juventud pueda subsistir en cualquiera de las instituciones a la que le toque enfrentarse. Los jóvenes cristianos serán auxiliados en su labor diaria mediante un conocimiento pleno de las Escrituras para poder resistir los ataques del enemigo; pero mas allá las iglesias deben preparar lideres que desarrollen una filosofía positiva, teniendo en cuenta una cosmovisión cristiana distintiva.
Desde una perspectiva cristiana, el postmodernismo, provee algunos puntos de vista útiles y otros que están lejos de serlo. En el aspecto útil, esta la crítica del postmodernismo a la fe que las culturas de occidentales han colocado en la razón humana y en el método científico. Desde el siglo de Lucas, los pensadores occidentales han sido demasiado optimistas con respeto a las habilidades de la mente humana.
Un segundo punto útil es la atención dada  a la ética social  y a la responsabilidad individual y de grupo frente a la sociedad como un todo. Las tendencias individuales inherentes en el modernismo demasiado a menudo a los ricos a ser cada vez más ricos, mientras descuidaban a los segmentos de la sociedad más necesitados y a merced de las culturas o grupos sociales dominantes. La preocupación social de los postmodernistas se alinea, ciertamente, con el mensaje bíblico.
El asunto básico del conflicto entre el cristianismo y el postmodernismo es que el primero se funda en absolutos revelados, mientras que el segundo niega tanto el concepto de absolutos como el de la revelación. Desde la perspectiva postmodernista, incluso “Dios” es una construcción social.
La Biblia provee, tanto una visión panorámica del la historia como una cosmovisión completa. Quizás en la raíz de este problema, está el concepto ampliamente difundido de que el estado actual de la sociedad y la naturaleza humana es algo normal y necesita tanto transformación como restauración. En suma, el enfoque cristiano sostiene, en oposición a la mayoría de los teóricos sociales, que los jóvenes no son  capaces de resolver sus propios problemas, no importe cuanto se manipule su ambiente educacional y social. La Biblia sostiene que Dios intervendrá en la historia humana por segunda vez para salvar a la humanidad de sí misma. Es una idea, junto con una visión más amplia de los problemas sociales y las condiciones de la naturaleza humana en los cuales los jóvenes cristianos no están ausente de ello, deben  tomarse en cuenta, tanto al evaluar las teorías y los distintos tipos de comportamientos al tratar de desarrollar una perspectiva cristiana.

Los Principios Morales: La preocupación moral posmoderna no expresa valores; sino más bien indignación contra las limitaciones a la libertad.
Debemos saber, que ser cristiano no es ser miembro de determinada iglesia cristiana. Ni siquiera significa pertenecer a la iglesia verdadera. Ser cristiano significa sostener una relación y un pacto de amor con una persona, y esa persona es Cristo, por tanto Cristo debe ser el centro del pensamiento en este mundo postmoderno, debe ser él quien posea nuestro corazón.


En el postmodernismo existe todo tipo de tentación universitaria
         Prostitución y sexo.
         Si me explica las matemáticas, la Química quántica. ( habrá algo para ti)
         Revoluciones y pleitos
         Exámenes en Sábado.
         Filosofías y ciencias. (nunca tiempo para los asuntos espirituales)
         Incitación a bailes, música, etc.
         Presión de grupo.  (ejemplo de los Recabitas)
         Las modas y transformación de imagen
El Mundo del Joven Postmoderno
Relación con la tecnología: uno de los elementos que hemos visto como ha evolucionado y cambiado  la mente del joven postmodernos es la computadora, como dice Guadalupe Alemán Lascurain: “Hace cincuenta años lo poco que sabíamos de la computadora provenía de la ciencia ficción, que nutria nuestra paranoia con historias truculentas de maquinas que esclavizaban a sus propios creadores. Un par de décadas más tarde, la amenaza cambió radicalmente: “Quienes no le entren a la computadora estarán condenados a vivir en las cavernas”.  Por ejemplo, la Internet es una de las maravillas de esta época cibernética. Pero se ha convertido en el rio revuelto donde desembocan  todas las corrientes contaminadas que salen del corazón humano, los jóvenes de hoy son un blanco perfecto del enemigo, pues es allí donde se encuentran con diferentes corrientes filosóficas del hoy, creando en ellos inseguridad y desconfianza en Dios.
Aunque el joven cristiano debe ser santo, ser radicalmente diferente en la forma en que vive, no deben mantenerse alejado de aquellos que necesitan escuchar la buenas nuevas del evangelio. Se nos dice: “Id por todo el mundo”
En relación con la música moderna:
La música es un elemento que se encuentra en toda la cultura contemporánea. La escuchamos en ascensores, restaurantes, teléfonos --mientras esperamos que nuestro interlocutor conteste, en oficinas, en vestíbulos de hoteles, y en prácticamente cualquier rincón de la vida actual. De hecho, permea las ondas aéreas tan completamente que a menudo no nos damos cuenta de que se encuentran allí. Jerry Salomón.
La música fue hecha con un propósito sagrado, para elevar los pensamientos hacia lo puro, noble y elevador, para despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios. ¡Cuánto contraste hay entre la  costumbre  antigua y los usos que con frecuencia  se le dan hoy a la música!. ¡Cuántos son los que emplean este don especial para ensalzarse a sí mismos, en lugar de usarlo para glorificar a Dios!... Lo que debidamente  así usado es una gran bendición, llega a ser uno de los instrumentos que con más éxito usa Satanás para seducir la mente y apartarla del deber y de la contemplación de las cosas eternas.”  (Patriarcas y Profetas página 644 y 645).
En relación con la religión:
Los discípulos creían que la religión era algo sólo para los adultos, pero Cristo deseaba que los niños y jóvenes también vinieran a él. Dedicó tiempo para relacionarse con ellos, para hablarles y bendecirlos. Los padres cristianos y los adultos de la iglesia deben, deliberadamente, llevar a nuestros jóvenes a Cristo, y quitar toda barrera que impide que esto ocurra. Por supuesto en última instancia, cada persona, joven o anciana, debe tomar sus propias decisiones en cuanto a ser seguidores de Cristo o no; nunca deben aplicarse presiones indebidas.
El impacto de la posmodernidad se refleja sobre todo en la manera de concebir la religión, que tienen nuestros jóvenes.   La religión posmoderna es una religión blanda —ligth— caracterizada por una creencia genérica en Dios, extremamente cómoda y coexistente con otras realidades y otras aficiones, todas ellas en el mismo plano de  una relativización total. Van desapareciendo las diversas religiones, para dar paso a una religión más universal: la de la Nueva Era.
En relación con los no cristianos:
Como cristianos, creemos que Dios origino la religión, que se nos ha revelado a sí mismo de diversas maneras, siendo la mayor de ellas la encarnación de Jesucristo. No todos sin embargo, han oído o conocen las buenas nuevas del amor y del carácter de nuestro Señor; y, no obstante Dios tampoco ha abandonado a estas personas. Se debe recordar que en la cruz, Cristo murió por los pecados de todo el mundo.
Esto significa que el joven cristiano debe predicar a los no conversos, compartiendo con ellos lo que cree; al decir a toda nación, tribu, lengua y pueblo, esto incluye a las personas que tienen otra fe. La misión del joven cristiano en este mundo postmoderno es llevar el evangelio a cada persona que no conoce de Dios.
No podemos ser verdaderos seguidores de Cristo a menos que estemos tratando, cualquiera que sea la tarea que tengamos, de hacer conocer al mundo lo que Cristo hizo por él. Por eso no debemos huir del mundo sino penetrar en el mundo y marcar una diferencia gracias a la manera en que vivimos e interactuamos con la gente, y por medio de la forma en que respondemos a las necesidades de los demás seres humanos. Por eso todos y especialmente los jóvenes tenemos una gran misión a favor del mundo.

Por: Robinsón Valencia
bjoven-centralblogspot.com 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada